CCA Logo Lider mundial en educación ayurvédica
Skype: EscuelaAyurveda

La c√ļrcuma y Ayurveda: la diosa dorada (por Lisa Gallant CAS)

 
Dentro de la gran abundancia existente de plantas medicinales muy pocas poseen un espectro tan amplio de cualidades y usos medicinales como la cúrcuma. Por incontables siglos, diferentes culturas han utilizado esta hierba maravillosa y versátil para tratar un gran número de enfermedades y dolencias.
La acción medicinal más conocida de la cúrcuma es como antiinflamatorio de gran alcance, cuya eficacia es comparable a los medicamentos farmacéuticos. Sin embargo, también actúa como un alterativo (limpia la sangre), analgésico, antibacteriano, antiinflamatorio, antitumoral, antialérgico, antioxidante, antiséptico, antiespasmódico, astringente, carminativo (disipa los gases intestinales), colagogo (promueve la función del hígado), digestivo, diurético (elimina exceso de líquidos), estimulante y vulnerario.
 
La ciencia moderna está empezando a reconocer y entender las asombrosas cualidades curativas de esta planta por medio de la investigación, aunque la mayoría de esta se encuentra actualmente en proceso.
Se ha demostrado la eficacia de la cúrcuma en el tratamiento de algunas de las dolencias más intensas que afligen al mundo actual incluyendo: artritis, cáncer, enfermedad de Alzheimer, diabetes, esclerosis múltiple, ateroesclerosis, VIH/SIDA, enfermedades de transmisión sexual (hepatitis-C, herpes genital), síndrome de intestino irritable, indigestión, inflamación, acné, infecciones urinarias, infecciones renales, cálculos biliares, anemia, hemorroides, enfermedades del hígado, lepra, amenorrea, edema, bronquitis, resfriado común, dolor de cabeza, conjuntivitis, bursitis, intoxicaciones alimentarias, parásitos, fiebre, diarrea, dolor por mala circulación, dolor de espalda baja y dolor abdominal.
También puede utilizarse como un repelente de mosquitos, sanador de heridas y como cura inmediata para picaduras de alacrán.
La cúrcuma ayuda a equilibrar el sistema reproductivo femenino y ayuda a purificar y mejorar la salud del esperma de los hombres. Se utiliza para tratar úlceras externas que no responden a otro tratamiento.
Debido a su gran variedad de propósitos medicinales y su alta versatilidad, la cúrcuma es una de las hierbas más importantes en cualquier gabinete de medicina natural.
Su nombre en latín es cúrcuma longa, que proviene del nombre árabe de la planta: kurkum. Proviene de la familia Zingiberaceae (igual que el jengibre) y en sánscrito se llama haridra que significa “la amarilla”, gauri  “aquella cuyo rostro es brillante y luminoso”,  kanchani  “Diosa de Oro” y aushadhi “hierba”. En chino se le llama huang jiang, y en hindi haldi “amarillo”, siendo este el nombre más común en la India.
Las propiedades curativas de la cúrcuma se encuentran en el tallo de oro con forma de dedo o rizoma. Esta es la misma parte que se utiliza para dar sabor, color y conservar los alimentos. La cúrcuma se encuentra comúnmente en el curry indio, dando a los alimentos un color como de “naranja de oro”. La cúrcuma también ha sido utilizada como tinte para mostazas, caldo de pollo en lata y encurtidos. Incluso las túnicas de los monjes budistas fueron teñidas tradicionalmente con cúrcuma.
La cúrcuma es nativa del sur de Asia, en particular de la India, pero se cultiva en muchas regiones cálidas del mundo. También es cultivada en Sri Lanka, Indonesia, China, Taiwán, Indochina, Perú, Haití y Jamaica. El mayor productor del mundo es India, los principales exportadores son Jamaica y Perú, y el mayor importador es Irán. Otros grandes importadores son el Reino Unido, Japón, Canadá, Sri Lanka, Singapur y Oriente Medio. En Colombia, se puede conseguir la cúrcuma cómo raíz o en polvo.
En Ayurveda se recomienda que se consuma en calidad orgánica/ecológica (en particular cuando se desea recibir el mayor beneficio medicinal). Si desea utilizar la cúrcuma con propósitos terapéuticos, recomendamos que consulte con un profesional de Ayurveda para determinar sus necesidades personales, su constitución y desequilibrio ayurvédico.