CCA Logo Lider mundial en educación ayurvédica
Skype: EscuelaAyurveda

Receta ayurvédica de Calabacín crudo con pesto de menta y nuez.

Receta para pacificar kapha dosha: Calabacín crudo con pesto de menta y nuez.

Los tallarines de calabacín crudo con pesto de menta y nuez son un plato ligero, fresco y revitalizante para la primavera y el verano. En esta estación en la que el aire es húmedo y pesado, su cuerpo anhelará el frescor que esta comida proporciona. El calor y la humedad en el aire, significa que pitta y kapha están en aumento. Como resultado, usted podrá experimentar exceso de mucosidad bajando por su nariz, secreciones nasales u otras quejas relacionadas con alergias respiratorias. Esta comida pacificará pitta y kapha, mantendrá el calor interno del cuerpo en equilibrio y permitirá que su respiración fluya sin obstrucción ni congestión.

Los alimentos crudos son difíciles de digerir y pueden conducir a la formación de toxinas digestivas conocidas como ama. Las personas tipo pitta generalmente tienen una fuerte capacidad digestiva y pueden consumir alimentos crudos y refrescantes en esta época del año. Sin embargo, si usted sufre de digestión débil, gases o hinchazón, considere saltear el calabacín en ghee durante 5 minutos antes de servirlo. Asegúrese de quitar la piel y las semillas del calabacín cuando vaya a comerlo crudo.

La menta y el perejil agregan un elemento limpiador a esta receta, ya que liberan al cuerpo del estancamiento y ayudan a la eliminación natural de las toxinas. Además, estimulan la digestión, ayudando al cuerpo a procesar el calabacín crudo, al igual que el ajo salteado y las cebollas, que tienen un efecto similar en el agni. Las nueces ofrecen un peso satisfactorio y una cualidad nutritiva y aceitosa a la receta. Disfrute este plato en una cálida tarde de verano mientras se pone el sol. Usted se sentirá ligero pero satisfecho después de comer.

Ingredientes:

4 tazas de calabacín

1 taza de nueces (finamente picadas)

¾ taza de agua

½ taza de menta fresca

½ taza de perejil fresco

¼ taza de aceite de oliva

¼ taza de cebolla blanca (picada)

2 dientes de ajo picados

½ cucharadita de cáscara de limón

¼ de cucharadita de sal mineral

Instrucciones:

Caliente 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén mediana. Saltee la cebolla y el ajo hasta que estén suaves y translúcidos.

Haga un puré con la menta, el perejil, el limón, la sal, el agua, el aceite de oliva restante, con las cebollas y el ajo previamente salteados. Lleve el puré a la sartén, agregue las nueces finamente picadas, y cocine a fuego medio durante 10 minutos.

Mientras tanto, retire la piel y las semillas del calabacín, y córtelo a lo largo en tiras delgadas como papel.

Coloque las tiras de calabacín en un tazón y mezcle con la salsa de pesto caliente. Adorne con nueces picadas y una ramita de perejil.

Opciones extra:

Para dar más sabor a la salsa, permita que las cebollas se caramelicen completamente.